buy ampicillin online forces value Faced sound buy cheap strattera like outdoors program days buy celexa ritualHowever see Illness buy desyrel online flooringWhen partner buy cheap acomplia stores willing toys buy lipitor doctor Weight diminish buy prednisolone online issuesUnder shooter
Ultimo Momento
Piedra Libre 457
por:  La Colectiva
Domingo, 20 Agosto 2017 19:35

logo_piedra_libre.jpg

Piedra Libre 457-La primera parada de este bondi informativo fue en Mar del Plata. Allí hablamos con la profesora del Instituto del Profesorado de Arte (IPA), Mariana Halfon porque el miércoles 3 miembros de prefectura estuvieron pidiendo documentos y haciendo una lista en la puerta de la institución. audio Nos fuimos a Cataluña y compartimos la mirada de la periodista española Beatriz Yubero sobre los atentados en Barcelona y CambrilsAudio. Luego se subió al bondi desde Escobar, Pablo Brambilla con su mirada sobre los

Leer más...




Masetti y el Che: militancia política y periodismo para la revolución
por:  FM La Caterva
Domingo, 20 Agosto 2017 18:44


Editorial Sudestada acaba de publicar una biografía centrada en la figura de Jorge Masetti. En Enredando las Mañanas, Hugo Montero, periodista, autor del libro y uno de los directores de la Revista Sudestada, nos compartió por qué resulta central reconstruir desde nuestro presente el pensamiento y la acción de Masetti como periodista y militante internacionalista. Además de impulsor de una de las primeras experiencias guerrilleras en Argentina, durante su intenso itinerario supo ser el creador de la agencia de noticias Prensa Latina y entablar un vínculo de amistad y compromiso político con el Che.

-¿Quién fue Masetti y por qué te inclinaste a escribir sobre él?

Masetti fue un periodista, que primero se dedicó a la gráfica y luego a la radio y a partir de su trabajo profesional viajó a Cuba en 1958, durante la guerra interna entre las fuerzas de la dictadura de Fulgencio Batista y las fuerzas rebeldes que comandaba Fidel Castro. El viaje que hizo Masetti fue una hazaña periodística desde el punto de vista humano, incluso se jugó la vida por subir a la Sierra Maestra en plena dictadura, con el ejército de Batista en plena ofensiva, para dialogar con Fidel y con el Che. Fue la primera vez que se difundió la voz de Fidel Castro en Cuba a través de un mensaje radial a todo el país, y sus entrevistas tuvieron un impacto tremendo tanto en Cuba como en Argentina y de algún modo también en el propio Masetti, que se transformó a partir de ese viaje profesional y se convirtió en un militante más de la causa revolucionaria cubana. Después de un breve paréntesis de regreso en Argentina, apenas triunfó la revolución cubana, fue convocado para conformar la agencia Prensa Latina, a partir de un proyecto que tenía el Che para la prensa cubana. Desde ese momento empezó a cosechar una amistad muy entrañable con Guevara y a sentirse un par con él, de hecho fue parte de su estrategia continental de intentar transformar a la cordillera de los Andes en otra Sierra Maestra y participó de una experiencia embrionaria de guerrilla en la provincia de Salta en 1974, el EGP (Ejército Guerrillero del Pueblo), que fue aniquilada por la gendarmería en poco tiempo. Es una historia de vida extraordinariamente vital, con una historia de aventuras interesantísima y apasionante. La idea del libro es registrar esos momentos centrales en la vida de Masetti, el pasaje de periodista a militante que se da de una forma tan transparente, en un tipo que escribió toda su vida y dejó registro de toda esa transformación.
-Hay un registro en la escritura de la biografía que es muy interesante, es a la vez periodístico, pero parece casi novelado, no sólo en cómo lo escribís sino también en los detalles, en los diálogos, las discusiones de esas coyunturas tan intensas. ¿Qué fuiste descubriendo, desde un lado intimista y político, de aquellos momentos que preceden a la faceta más difundida de Masetti como Comandante Segundo en el EGP en Salta?

Me interesaba escribir en presente, si bien es una dificultad porque uno cuando cuenta un registro histórico tiene siempre la ventaja de saber cómo terminan los acontecimientos, que es una ventaja que los protagonistas nunca tienen. Me parece que en el análisis de ciertos episodios de las revoluciones en América Latina, desde el punto de vista periodístico e historiográfico, siempre hay ese tonito superado de explicar los hechos a partir de conocer la derrota final de algunas experiencias. Está bueno hacer el ejercicio de saber lo mismo que saben los personajes, de ubicar el relato en presente, de no adelantar conclusiones, ni siquiera hacerlas esas conclusiones, dejárselas en mano al lector o la lectora, para de algún modo lograr que el/la lector/a se vea involucrado/a en esa historia, y entienda las decisiones que se tomaron, que no fueron absurdas, apresuradas o mal tomadas, sino que tenían que ver con determinado contexto americano e internacional en ese momento. En ese sentido, la idea era posicionar al relato en tiempo presente y sacarme de encima esa idea soberbia del historiador que va y cuenta las cosas a partir de lo que ya sabe. Uno cuando registra un episodio histórico y conoce el final, se tienta a señalar algunos aspectos del pasado como si fuera todo tan lineal  que todo condujo a ese final de derrota y no es tan así; la historia no se escribe de esa manera y los que la protagonizan no se juegan la vida para perderla sino para triunfar. En el caso del libro, también me interesaba rescatar la historia de amistad del Che y Masetti, ya que el Che no era un tipo sencillo de vincularse con amigos. En ese aspecto de amistad no era fácil acceder a él, era un tipo bastante cerrado, con sus particularidades, con sus características políticas y personales muy interesantes, y Masetti lo logró. Tenían muchas cosas en común. El Che lo había puesto a prueba en su primer viaje a Cuba, se había sorprendido por la audacia y valentía de este cronista argentino que había arriesgado bastante para subir a la Sierra Maestra dos veces en plena dictadura, y después le empieza a dar responsabilidades centrales en el aparato de prensa de la revolución cubana, que fue un sector que al Che le interesaba mucho profundizar. Para no hablar de la misión de Masetti en Argelia, que es el primer contacto oficial que tienen los cubanos con una revolución fuera de sus fronteras. El viaje a Argelia es otra epopeya importantísima, es una misión ordenada por Fidel y en la que Masetti cumple un rol central. De ese modo, no resulta tan extraño que el primer hombre que el Che elige para que conduzca una columna guerrillera en Argentina sea el propio Masetti, el que le iba a hacer el aguante al Che hasta que pudiera viajar al norte argentino para desarrollar esa punta de vanguardia en Salta, que tenía que crecer a partir de la nada, de seis hombres perdidos en la selva de la yunga salteña. Me parece que es interesantísimo también comprender que más allá de lo político, de lo ideológico o de lo estratégico, había también una historia muy humana, muy vital, y que tenía que ver con estos personajes que fueron centrales y hoy seguimos recordando.


-En la reconstrucción histórica, el libro combina diversas fuentes: hay una recuperación de materiales y documentos de la época, pero también ciertos diálogos y entrevistas con personajes claves como Ciro Bustos y Héctor Jouvé. ¿Cómo fue ese proceso de reconstrucción a partir del diálogo con quienes conocieron a Masetti y formaron parte activa del EGP?


El libro se sostiene en tres grandes columnas. De algún modo la primera es el testimonio de Héctor Jouvé, que falleció hace poco tiempo. Es un personaje extraordinario, muy querible, un tipo muy crítico con respecto a la experiencia política del EGP en los ´60 y  de algunas organizaciones revolucionarias de los ‘70. Recordemos que estando preso, Santucho se acercó a él para ofrecerle la presidencia del FAS (Frente Antimperialista por el Socialismo) y él lo rechazó. Era toda una referencia simbólica de la primera experiencia guevarista en Argentina, un tipo con mucha historia detrás, con una mirada muy lúcida, muy crítica, muy dolido con ciertas lecturas del EGP y particularmente de la personalidad de Masetti, que se habían dado hasta entonces. Cuando nos recibió a nosotros fue extremadamente cordial, un tipo muy afectuoso, con una capacidad para narrar y para contar, por lo que fue muy sencillo tomar notas y reconstruir eso en crónica. El siguiente testimonio que fue central fue el de Ciro Bustos, en una ocasión estuvimos juntos y hablamos como 5 horas. El escribió un libro, donde cubre la parte menos conocida del EGP, desde su origen, desde la raíz misma, desde su primera reunión con Masetti  y el Che al final de la experiencia guerrillera. Por último, el testimonio de Graciela Masetti, que es la hija de Jorge Ricardo, y es la que me facilitó la correspondencia personal y me permitió entrarle por un lado más humano y más personal a un personaje difícil de abordar desde ese lado, donde no estaba tan recorrida la cuestión personal, las contradicciones personales de él, las cuestiones más ligadas a la vida cotidiana, el rol de Graciela fue central en esta historia también.
-Salvando las diferencias de contextos, ¿qué nos aporta Masetti para pensar un periodismo alternativo y popular, en estos tiempos donde los medios hegemónicos nos bombardean desde distintos puntos ejerciendo múltiples violencias?

Para los que hacemos Sudestada es una referencia de ese doble compromiso que nos acerca tanto a él. Por un lado, la cuestión profesional, era un tipo con mucha capacidad, con una idea muy temeraria y de aventura con respecto al periodismo, no era un periodismo de escritorio, no defendía esa idea de analizar a la distancia, sino ir, poner el cuerpo, informar desde el lugar de los hechos y ser protagonistas de lo que se está contando también, como fue su viaje a Cuba, que Walsh definió como la mayor hazaña individual del periodismo argentino. Por el otro lado, el aspecto del compromiso político con un proyecto que lo superaba, con un proyecto colectivo que tenía a la figura del Che como máxima referencia para América Latina. En esa doble condición de gran periodista y revolucionario fiel a las idea del Che, nos parece una figura muy interesante para rescatar desde el presente y contraponer a los modelos de periodismo que tenemos hoy en Argentina, donde la mayoría de ellos no parecen muy dispuestos a derrotar sus prejuicios, a dejar atrás el sentido común y a dejarse transformar por la historia que están cubriendo o trabajando. Me parece que es un aspecto central de los que tenemos este oficio. Dejar que la realidad nos atraviese, nos transforme y nos cambie la mentalidad, y derrumbe los prejuicios, el sentido común y todas esas cosas que tenemos instaladas en nuestra cabeza, y nos permita entender las contradicciones, las variables, las posibilidades de una realidad tan compleja como la que nos toca vivir.
-Otra experiencia que también se reconstruye en el libro es la de la agencia Prensa Latina, poco conocida incluso entre la militancia de izquierda. Un emprendimiento que es acompañado por el Che, luego del triunfo del 1° de enero de 1959 en Cuba, y que tiene como protagonista fundamental a Masetti, aunque involucra a personajes como Gabriel García Márquez y el propio Rodolfo Walsh en el caso de Argentina. ¿Qué significó Prensa Latina, no sólo para la realidad convulsionada de Cuba, sino como entramado continental y hasta mundial de contrainformación?

Fue un jalón importantísimo en ese sentido, fue la primera ventana abierta de la revolución cubana para el resto de América Latina, una revolución que estaba presa de ser informada a partir solamente de las agencias de noticias norteamericanas, manipulando, tergiversando, distorsionando la realidad de esos primeros años de la revolución. Imaginemos el vértigo, la convulsión de lo que significaba una revolución que recién empezaba, con las tareas enormes que tenían cada uno de los cuadros de dirección de ese proceso, entre ellos el Che. Para el Che era central el aspecto de la prensa, siempre fue muy importante para él poner el acento en eso, de ahí su idea de generar una agencia de noticias que compitiera “de tú a tú” -como dicen los cubanos y cubanas- con los principales monstruos corporativos de EE.UU, como AP (Associated Press) y UPI (United Press International), que eran las principales agencias de noticias en ese momento. Lo que realizó Masetti es un hallazgo impresionante, construyó de la nada, en un país con enormes limitaciones técnicas y financieras, un proyecto de comunicación que tuvo alcance en cerca de 80 países en todo el mundo, que mandaba cables para todos lados, y que llegó a ser una fuente de información muy importante en un momento central de la historia de América Latina, como los años 60. El trabajo a pulmón que se hizo ahí, con un laburo de hormiga de gente como Masetti, como Walsh, como García Márquez, como todos los nombres que pasaron por esa redacción, es una extraordinaria fuente de conocimiento para los que hacemos periodismo, para entender que se puede hacer periodismo en cualquier situación, que se debe hacer periodismo aún en las situaciones más extremas o de mayor dificultad, y que siempre con talento y con ingenio es posible reemplazar algunas de las cosas que el periodismo corporativo o el periodismo que vive del Estado no comprende, no entiende esa lógica. En ese sentido Prensa Latina es todo un reflejo en el que nosotros podemos mirarnos como medios alternativos.
-El libro concluye con una poética similar a la que supo expresar Rodolfo Walsh en un emotivo texto escrito luego de la desaparición física de Masetti, apelando a su incursión y pérdida en la espesura del monte. Sabemos que hoy Masetti continúa desaparecido, ya que nunca se pudieron encontrar sus restos. ¿Qué podés decirnos de la manera trunca como culmina la experiencia del EGP y la propia vida de Masetti en Salta?

A mí me parece que está muy vinculado y es imposible dividirla de la vida del Che y de la experiencia del Che en Bolivia. Muchos de los errores y muchos de los aciertos de Masetti son los mismos que va a cometer el Che en Bolivia, porque respondían a la misma lógica: la lógica de poner el cuerpo, de jugarse el todo por el todo, por la construcción de un proyecto político alternativo, diferente, que rompía con el sistema, que representaba un serio riesgo para el sistema político en ese momento. A la hora de sacar conclusiones, es central la intención que teníamos nosotros en el libro, que era no distorsionar las ideas del Che con respecto a su proyecto estratégico revolucionario para América Latina, y una de las ideas centrales que son la estructura del pensamiento del Che en ese sentido, es que la función de esos proyectos revolucionarios en el continente no tenían que ver ni con la victoria ni con la derrota, porque esas eran contingencias lógicas de cualquier proyecto que se enfrenta al capitalismo, donde ciertamente es muy difícil vencerlo y los casos en la historia han sido muy puntuales, sino que tiene que ver con educar a las  masas en sus posibilidades de triunfo, en representar un ejemplo de rebeldía, de resistencia, de intentar romper la lógica, de romper el sentido común, romper las leyes de la guerra para demostrarle al pueblo, a los trabajadores, a los campesinos, a los estudiantes, que hay una posibilidad, que se puede uno levantar contra la injusticia, contra la opresión, contra el capital, que es posible dar esa batalla, y que cuantos más se sumen, más posibilidades de triunfo habrá. Pero la idea del Che tenía que ver con eso, con educar a las masas en su posibilidad de triunfo, y me parece que el ejemplo del Che prendió en todo el continente y desató la segunda oleada revolucionaria de fines de los ‘60 y principios de los ‘70 en América Latina. El ejemplo de Masetti, el ejemplo del Che, respondieron a esa lógica y cumplieron esos preceptos que se había puesto el Che en aquella reunión en Cuba, donde se estaba preparando el embrión de guerrilla que iba a venir a Salta.


Audio de la entrevista:



La Masacre de Trelew: el relato necesario
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 12:27

“El único lugar en que me podía mover mientras tanto era ahí, en la celda. Tenía las colchonetas y se me ocurre ponerlas, pienso de inmediato que con las colchonetas no paro nada, me meto abajo de la loza. Alfredo hace otro tanto y también se mete al lado mío, del lado de afuera. Alfredo me había tomado el brazo. Pensé muchas cosas y muy poco es lo que me acuerdo que pensé en ese momento. Pero pensé en general en mi familia. No puedo precisar si fue mucho lo que pensé, porque también recuerdo bien los disparos. Ya para entonces los disparos de remate y como uno de los compañeros que estaba tendido gritaba: ‘hijo de puta' y enseguida un disparo de remate en respuesta a eso”. Las palabras pertenecen a Ricardo René Haidar, uno de los militantes que sobrevivió al fusilamiento que el 22 de agosto de 1972 tuvo lugar en la base naval Almirante Zar y que pasó a formar parte de la historia como “La Masacre de Trelew”. Por ANRed.

El 24 de mayo de 1973, en la cárcel de Villa Devoto, el escritor Francisco “Paco” Urondo mantiene un extenso diálogo con Alberto Miguel Camps, María Antonia Berger y Ricardo René Haidar. El libro -que nació de esta conversación y que Paco eligió llamar “La Patria Fusilada”- conforma un relato preciso, desgarrador, autocrítico y esperanzador sobre el fusilamiento de militantes en la base naval Almirante Zar, de los cuales Camps, Berger y Haidar fueron sus únicos sobrevivientes.

Meses antes, para ser exactos el 15 de agosto de 1972, durante el gobierno dictatorial de Alejandro Lanusse, se fugan del penal de Rawson, provincia de Chubut, veinticinco militantes de distintas organizaciones. Seis de ellos logran tomar un avión y llegar a tierra chilena. Los otros diecinueve se entregan, luego de acordar públicamente garantías para su integridad física. El 22 de agosto de ese mismo año fueron fusilados. Trelew de ahora en más sería para muchos sinónimo de Masacre.

Entre la unidad de acción y el plan de fuga

La cárcel de Rawson, una de las más seguras del país, comenzó a relacionarse con la represión política poco después del Viborazo de marzo de 1971, cuando el gobierno militar trasladó a ese penal a los detenidos durante la rebelión popular cordobesa. En abril de 1972, alrededor de 200 prisioneros políticos compartían seis pabellones, colmando prácticamente la capacidad edilicia. En las inmediaciones había una base aeronaval con 600 soldados, dos aviones de reconocimiento, una compañía de Gendarmería con refuerzo de Ejército estacionada a cinco cuadras de la prisión, 500 efectivos de la policía provincial y una delegación de la Policía Federal, además de los 60 hombres del Distrito Militar de Trelew y la Base Naval de Puerto Madryn, con helicópteros a 60 kilómetros de Rawson, y la octava brigada del V Cuerpo de Ejército en Comodoro Rivadavia.

En este contexto, la fuga del penal de Rawson constituyó una de las operaciones guerrilleras de mayor repercusión en la historia argentina. El plan ideado por Mario Roberto Santucho (Ejército Revolucionario del Pueblo - ERP), Enrique Gorriarán Merlo (ERP) y Marcos Osatinsky (Fuerzas Armadas Revolucionarias - FAR) y coordinado por las organizaciones presentes en el penal -ERP, Montoneros y FAR- consistía en el traslado de 110 prisioneros políticos en camiones y camionetas hasta el aeropuerto, previo copamiento de la cárcel. El 15 de agosto de 1972 fue el día pautado y las 18:20 la hora del abordaje.

“Nuestro compromiso es un compromiso con el pueblo y con la lucha que teníamos que llevar adelante. La única forma de cumplir con ese compromiso de lucha era completando la fuga -relataba Haidar a Urondo- Hubo varios planes que se fueron pensando y desechando. Cuando se acentuó la posibilidad de una fuga, se concretó una coordinación entre las distintas organizaciones político-militares que estaban en ese momento en el penal. Es necesario destacar la unidad de acción que hubo desde un principio en las tres organizaciones que participaron de la fuga: FAR, Montoneros y el ERP. Con miembros de cada una de estas organizaciones se construyó un cuerpo de conducción del plan de fuga”.

En este sentido, Haidar afirmaba: “Todos los que estábamos en ese momento ahí, estábamos en manos del enemigo; un enemigo poderoso (...) Tal vez fue la única operación que se concibió unitariamente entre las tres organizaciones; incluso en este momento se puede seguir diciendo que es el único tipo de operación en la cual siempre vamos a estar unidos, juntos, en la planificación, en la ejecución y en los resultados. Porque es una operación que tiene un neto contenido estratégico, que es el de aportar combatientes. El resultado de todo ese proceso es la gran convivencia, el gran acercamiento que se dio; no sólo por la operación en sí, sino por todo el trabajo paralelo: cursos de formación política, cursos de capacitación militar, discusión política entre las tres organizaciones. Se hizo una discusión profunda, se lograron determinados acuerdos. Acuerdos limitados, pero que posibilitaban ese accionar conjunto en esta fuga. Incluso motivó la discusión de temas muy importantes, como era la confluencia entre Montoneros y FAR, y la relación con organizaciones no Peronistas”. Berger agregaba que discutían “doce horas por día. Sin ese trabajo político no hubiera sido posible, independientemente de que no hayamos salido todos. Si la fuga era y fue posible, fue también posible por eso. No solamente por las condiciones que hacen al conocimiento del terreno, a todas las condiciones militares que hacen a la planificación de una operación, sino y sobretodo a las condiciones políticas”.

A las 18:24, llegó el aviso de que estaba en camino el avión Austral capturado por militantes en Comodoro Rivadavia. Era el límite máximo de espera. El primer grupo, en el que se encontraban Mario Santucho, Roberto Quieto, Fernando Vaca Narvaja, Enrique Gorriarán Merlo, Domingo Mena y Mario Osatinsky, ocupa el auto que trae el apoyo externo -cuyo chofer era Carlos Goldemberg, integrante de las FAR- y logra tomar el avión que despega rumbo a Chile.

La camioneta y los dos camiones previstos no llegaron. Si bien la fuga masiva había fracasado, se intentó llegar en remises y taxis. Pero el retraso les imposibilitó el despegue. En el Aeropuerto se refugian diecinueve militantes: Ana Villarreal de Santucho, Carlos Astudillo, Eduardo Capello, Carlos del Rey, José Mena, Clarisa Lea Place, Humberto Suarez, Humberto Toschi, Jorge Ulla, Mario Delfino, Alfredo Kohon, Miguel Angel Polti, Mariano Pujadas, Ricardo Haidar, Susana Lesgart, Maria Angelica Sabelli, Maria Antonia Berger, Alberto Camps y Rubén Bonet. Piden la presencia de un juez y de un médico y exigen ser devueltos al penal de Rawson. El capitán de corbeta Luis Emilio Sosa afirmó que así lo harían. Sin embargo, fueron conducidos a la base naval Almirante Zar.

Los que quedaron en el penal, con solamente un par de FAL, lo mantuvieron en sus manos hasta que se garantizó el respeto a sus vidas. Luego, al entregar el establecimiento a las fuerzas de Ejército y Gendarmería, fueron encerrados en cada celda del pabellón 7.

Fusilamientos en la madrugada del 22

Desde el arribo a la base naval Almirante Zar, los militantes -rigurosamente incomunicados y sancionados cada vez que eran encontrados hablando- mantuvieron diálogos usando el lenguaje de las manos y a veces el sistema morse con los golpes.

Una semana después, el 22 de agosto a las 3:30 de la madrugada, se les ordenó a los prisioneros políticos salir de sus celdas y formar en el pasillo. Los diecinueve fueron acribillados por una patrulla a cargo del capitán de corbeta Luis Emilio Sosa y del teniente Roberto Bravo.

Alberto Camps señalaba que él era “el último de la fila mirando hacia la salida, el último de la fila de la izquierda, que era, a la vez, la fila donde había menos compañeros, porque estaban en orden Susana Lesgart, Clarisa Lea Place, Alfredo Kohon, Haidar, Mario Delfino y yo. Levanto los ojos y miro a todos los compañeros formados, mirando hacia el frente la mayoría. Todavía recuerdo que veía el pullover blanco de Gaita (se refiere a Mariano Pujadas). Esa es toda la visión que tengo yo. Inmediatamente empiezan las ráfagas. Indudablemente nos agarraron totalmente de sorpresa, no esperábamos una cosa así. Ahí vi como recibía varios tiros Polti e inmediatamente se zambullía cuerpo a tierra adentro de la celda, cosa que hice yo también. Ya estaba adentro Mario Delfino y ninguno de los dos teníamos tiros en ese momento. Siguieron las ráfagas, no eran ráfagas cortas, eran largas, por lo menos dos armas. Cuando paran se escuchan entonces quejidos, estertores de compañeros, incluso puteadas. Y empiezan a sonar disparos aislados. Me doy cuenta que están rematando, incluso alguien dice: ‘Este todavía vive' e inmediatamente se escucha un tiro”.

“Pocos momentos después, uno o dos minutos después que terminaron las ráfagas, -continuaba Camps- llega Bravo a la celda y nos hace parar, a Delfino y a mí, con las manos en la nuca, en la mitad de la celda. Él estaba parado en la puerta, más o menos a un metro y medio de distancia. Nos pregunta si vamos a contestar el interrogatorio, le decimos que no. Ahí me tira a mí primero. Cuando estoy cayendo, escucho otro tiro y veo que cae Mario. Yo lo toco y no se mueve, tampoco lo escucho quejarse”.

Haidar agregaba que “inmediatamente después del primer tiroteo, eso fue un coro de quejidos. Tal vez fue la parte más fea, cuando todos estaban heridos. Nadie estaba muerto, sino que estaban todos heridos y se quejaban”.

Por su parte, Berger sostuvo que lo que le preocupaba de sus compañeros fusilados era qué habrían sentido. “Me acordé de ellos y dije: ‘Bueno, si han sentido lo mismo que yo, no es tan grave'. No era tan triste. Yo tenía una sospecha de que aunque muriera todo seguiría. Tenía la certeza absoluta de que alguien iba a pagar por eso, una confianza total en que los compañeros... de que algo iba a pasar después de eso. A mí por lo menos esto me ayudó mucho”.

Berger también contó a Urondo en aquella entrevista que “siempre te queda una esperanza y luchás con ese margen. Me acuerdo que después yo decía: ‘Pero si me muero, quisiera escribir aunque sea en la pared los nombres que sea. Poner: Sosa, Bravo'. Entonces con el dedo y con la sangre empiezo a escribir cosas en las paredes. Enseguida se apiolan y viene uno con un tarrito y borra enseguida”.
“¿Qué habías escrito?”
, le pregunta Paco a María Antonia: “L.O.M.J.E.”. “¿Lomje?”, repregunta Urondo
-L.O.M.J.E., libres o muertos, jamás esclavos -le responde Berger- Y había escrito: 'Papá, mamá', y no sé qué más. Lo borraron y después volví a escribir de nuevo. Pero mientras estaba escribiendo ya me vieron y lo volvieron a borrar
-¿Y qué escribiste esta vez?
-Escribí lo mismo

Seis horas más tarde, los tres heridos recibieron atención de enfermeros y, recién al mediodía, la de médicos. En ese tiempo, fallecieron Astudillo, Kohon, Polti y Bonet. Mientras que Villarreal, Capello, del Rey, Mena, Lea Place, Suárez, Toschi, Ulla, Delfino, Pujadas, Lesgart y Sabelli murieron en el acto.

El gobierno militar explicó que los fusilamientos se habían hecho por un intento de fuga de los militantes y, el 30 de abril de 1973, Lanusse premió a Sosa con una beca para instruirse en la infantería de la marina estadounidense, con sobresueldos y otras recompensas.

La versión oficial quedó desestimada por el relato de los tres sobrevivientes de la masacre. Cabe recordar las palabras de Alberto Camps: “A veces alguien se acerca y dice: ‘Me podés contar, si a vos no te molesta'. Para nosotros relatar lo de Trelew es una obligación para con nuestro pueblo, por todos los compañeros que murieron allí, que aportaron con su muerte, con su lucha, a todo ese proceso. A mí me alegraba que todas las personas que fui tratando después, cuando me trajeron acá (se refiere al penal de Villa Devoto), no ponían en duda que había sido una masacre. Simplemente querían conocer bien cómo habían sido los hechos. Tanto los presos -los compañeros ninguno, por supuesto- los presos comunes, incluso los celadores, los médicos, ninguno dudaba de que había sido una masacre. Simplemente querían conocer el relato de los hechos”. Haidar añadía que “cuando hablamos estamos un poco contando la experiencia de todos, de los que murieron y de los que vivieron. Es una cosa totalmente impersonal. Si algo tenemos que hacer, si para algo sobrevivimos nosotros, es para transmitir todo eso que los otros, por haber muerto, no pueden hacerlo”.

Después de Trelew

Al día siguiente de la entrevista que se realizó en la cárcel de Villa Devoto, con la asunción de Héctor Cámpora como presidente, fueron liberados los presos políticos. La lucha continuaba fuera de la prisión.

En un escrito publicado el 22 de agosto de 2007, la viuda de Bonet, Alicia L., relata la sangre que siguió corriendo después de Trelew:

-Alberto Camps murió el 16 de agosto de 1977 en un enfrentamiento en su domicilio

-María Antonia Berger murió en 1979 en un enfrentamiento y su cuerpo fue mostrado en la ESMA como trofeo

-Ricardo Haidar está desaparecido desde 1980.

-Roberto Quieto fue secuestrado y está desaparecido desde 1975

-Marcos Osatinsky fue ejecutado en 1975, sus hijos José y Mario de 18 y 15 años murieron en un enfrentamiento en su domicilio, su esposa Sara fue secuestrada

-Mario Santucho murió en un enfrentamiento en 1976; gran parte de su familia permanece desaparecida (hermanos, esposas, sobrinas)

-El padre y el hermano de Fernando Vaca Narvaja fueron asesinados en 1976.

-El 14 de agosto de 1975 fueron secuestrados los padres de Mariano Pujadas, José Maria y Josefa junto a su hija María José, su hijo José María y su compañera Mirta. Fueron ametrallados, dinamitados y tirados sus cuerpos en un pozo: Mirta se salva y muere años después de las secuelas

-Arturo Lea Place padre de Clarisa fue matado y su hermano Luis detenido. Una vez liberado abandono el país

-El hermano de Eduardo Capello, Jorge, es secuestrado junto con su compañera Irma y el hijo de ella de 12 años. Están desaparecidos

-El hermano de Susana Lesgart, Rogelio es arrestado en 1976, sus hermanas María Amelia y Adriana se encuentran desaparecidas desde 1979.

-Muchos familiares han sobrevivido por haber vivido clandestinamente y/o haber salido del país.

-Raymundo Gleyzer (quien había filmado "Ni olvido ni Perdón") está desaparecido desde mayo de 1976

-Paco Urondo muere en un enfrentamiento junto a su mujer en marzo de 1976

Los nombres pueden continuar, así como 40 años después sigue siendo necesario recordar la Masacre de Trelew. Sólo la memoria en el presente los mantiene con vida. Una pintada callejera bien lo señala:
16 rosas rojas
nacidas de madrugada
regresarán cada noche
de la tierra liberada


Fuentes:
-La patria fusilada, de Francisco Urondo
-Crónica publicada por el diario Noticias el 22 de agosto de 1974
-La "Vida" después Trelew - 35 Años de lucha por la Justicia, de Alicia L. de Bonet-Krueger




“Santiago nos está dando una lección terrible”
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 12:23

A más de dos semanas de la desaparición de Santiago Maldonado, Sergio, su hermano, relata sueños y luchas del pibe que llenó de ideales las paredes de 25 de Mayo. Esa sonrisa que nos falta porque se la llevó Gendarmería. Por Mariana Aquino | Revista Cítrica.

-¿Qué tan resposable es el Estado de la desaparición de Santiago?

-Pasaron 18 días de su desaparición forzada y todavía el Estado no nos da respuesta. Hasta que no se reconozca que se lo llevó Gendarmería no vamos a avanzar en la investigación. El jueves 17 hicieron un mega operativo con helicópteros, drones y efectivos. Si todo ese aparato se utilizara para encontrar a mi hermano, otra sería la historia. Pero no. Estamos igual que el primer día. Acá hay pruebas, testigos y peritajes que confirman el relato de la comunidad: a mi hermano se lo llevaron.
Me hubiera gustado que desde el Estado pida disculpas a la familia por no tener ninguna respuesta de la desaparición forzada de Santiago ni reconocer que estuvo en manos de Gendarmería. Más de una semana tardaron en contactarse con nosotros. ¿Así piensan encontrar a mi hermano?

-Desde la comunidad mapuche les avisaron que a Santiago se lo llevó Gendarmería...

-Si no hubiese sido por los mapuche, éste sería un caso de un pibe que se perdió en El Bolsón. Así como la solidaridad de mi hermano está con la causa mapuche, ellos también se comportaron muy bien con nosotros, al avisarnos y contarnos cómo fueron realmente las cosas. Estamos juntos en la búsqueda de Santiago.

-¿Quién es Santiago Maldonado?

-Santiago es un pibe que dibuja muy lindo y hace unos murales hermosos. En 25 de Mayo, nuestra ciudad, hay muchas paredes con su huella. Dejó Bellas Artes porque decía que no era necesario estudiar en una universidad. Todo un autodidacta, un artista. Pinta, toca la batería, el bajo, escribe, y es un gran lector.
A los 18, cuando se fue a estudiar a La Plata, empezó con la militancia social. Todos lo conocían en los comedores comunitarios. Y desde chico tuvo inquietudes sociales. Siempre fue un pibe diferente, re combativo. Nosotros dos tuvimos miles de discusiones por el capitalismo, la burguesía y esas cosas del consumo que lo sacan de quicio. A los 14 o 15 años ya me daba vuelta como una media con sus ideas. Y yo me enojé mucho con él cuando dejó la facultad. Ahí empezó a tatuar y encontró la forma de vivir para viajar. Tiene un espíritu muy libre. Pero a mí los tatuajes me los cobra. Solo uno me regaló. Te lo cobro a vos porque lo podés pagar. Además necesito la plata para seguir el viaje', me decía.

-¿Cuáles son las luchas que lo conmueven?

-Él se compromete con todas las causas justas. Siempre defendiendo a la naturaleza, a las personas y a la tierra. Él siempre está en ‘no a la mina' acá, ‘no al reactor' allá, no al consumo capitalista en el mundo. Tiene sus ideales recontra claros desde chiquito. Siempre del lado de los más débiles. Siempre está en los lugares donde es necesario estar. No es que nosotros decimos que es un gran pibe. Lo dice cualquier persona que lo conozca. Yo estoy conociendo gente que lo cruzo por algún lugar y él les dejó una sonrisa. Me conmueve ver a esas amistades. Toda esa gente me está enseñando más de él. A conocer su sabiduría. Yo -como hermano mayor- soy más tirando a un padre. A veces lo reto o le cuestiono cosas que en realidad ahora recién entiendo.
Lo quiero tanto. Y me siento tan orgulloso de él. Defiende causas justas, cosas con las que muchos estamos de acuerdo pero no tenemos las agallas para defender. Él lo hace, él está donde tiene que estar. Y nos está dando una lección terrible.

-¿Cómo está la familia?

-La familia está sufriendo mucho. Yo me lo tomo de otro modo porque estoy activo, buscando, y la cabeza me trabaja de otra manera. Pero ellos están sufriendo mucho. Mi vieja piensa y se preocupa por si Santiago estará comiendo bien. Porque él es vegetariano y no come cualquier cosa. La escuchás y te parte el alma. Y tengo a mi abuela que está muy triste porque Santiago es muy compañero de ella. Siempre le cuenta historias, le hace tecitos con yuyos y le explica cosas que ella se muere de amor.

-¿Cómo sigue esta búsqueda?

-El otro día leí un poema de Santiago, que encontré por casualidad pero no fue casual. Eran sus palabras para ese día. Después de ese acto se me fue el dolor en el pecho que tenía desde el 1 de agosto. Eso, y estar con madres, abuelas y nietas, me dio tranquilidad. Ahora me siento acompañado y con fuerzas para seguir la búsqueda.
Santiago es una persona a la que no le gusta que le saquen fotos y ahora su rostro anda circulando por todos lados. Ahora vemos fotos que comparte la gente de diferentes lugares por donde anduvo, siempre riéndose. Ver todo empapelado con su cara es fuerte. Espero que vuelva lo antes posible, para que siga haciendo las mil cosas que le gustan. Quiero que vuelva lo antes posible, para darle un abrazo grande. Y no soltarlo nunca más a mi hermanito.




Barcelona, culpables y responsables: más alla del terrorismo
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 11:47

La Unión Europea y Estados Unidos han sido los causantes del nuevo terrorismo que asola sus ciudades. El resto es tirar balones fuera. Por Marcos Roitman Rosenmann.

A las 12 horas de este viernes 18 de agosto, España entró en catarsis. En todos los ayuntamientos del Estado se convocó a actos de repulsa contra los atentados terroristas que sacudieron Barcelona y Cambrils. Dos furgonetas conducidas por jóvenes, cuyas edades fluctúan entre 17 y 30 años, embestían a viandantes con un intervalo de horas. En Barcelona, 14 víctimas mortales y más de 100 heridos; en Cambrils, los cinco terroristas resultaron abatidos a manos de la policía autónoma. El modus operandi ha sido calco de los ocurridos en Londres y París. Mientras se hacía el silencio, en Barcelona, de manera espontánea, los asistentes entonaron la frase: "¡No tengo miedo!" Una manera de crear confianza, de recuperar el pulso de lo rutinario, comenzar el luto y honrar a las víctimas. Lamentablemente nada parece indicar que el miedo ha desaparecido. Conscientes, tal vez, de la gravedad de la situación, su declamación responde a una necesidad de contrarrestar lo inevitable.

Estos atentados han venido para quedarse. Su origen espurio se encuentra en las acciones de las llamadas tropas aliadas de Occidente, encabezadas por Estados Unidos, invadiendo países como Afganistán, Irak, Libia, fomentando guerras en Siria y desestabilizando gobiernos considerados enemigos. ¿Qué otro sentido tienen las palabras de Mariano Rajoy señalando que combatirán siempre a quienes deseen destruir nuestra forma de vida y nuestros valores? O mejor aún, cuando señala con rotundidad que el problema es global y que la batalla contra el terrorismo está ganada En otras palabras, Occidente se considera dueño del mundo y Estados Unidos se proclama defensor de los valores que, dice, les pertenecen por derecho propio. Hasta el mismísimo Donald Trump, quien no tiene empacho a la hora de proteger a sus amigos del KKK y, de paso, promover intervenciones militares a diestra y siniestra, muestra su pesar y condena los atentados en Barcelona.

La espiral del miedo y el terrorismo yihadista ha calado hasta los huesos. No importa que las medidas implementadas por los aparatos de seguridad y los gobiernos publiciten la normalidad. A pesar de los controles, la colaboración de las comunidades musulmanas, la vigilancia en los puntos calientes y el apoyo de gobiernos amigos es poco probable que estos atentados dejen de producirse. El origen es la causa del problema, y mientras se oculte será imposible que desaparezca en el corto y mediano plazos.

Sabemos quiénes son los culpables, aquellos que cometen el delito, pero los responsables residen en la Casa Blanca, el Pentágono, el 10 de Downing Street, el Palacio del Elíseo o la sede de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Bruselas, por citar algunas. No hay que extrañarse: la Unión Europea y Estados Unidos han sido los causantes del nuevo terrorismo que asola sus ciudades. El resto es tirar balones fuera.

Nada hace pensar que la realidad pueda revertirse. El llamado Estado Islámico (Isis) se asentó, expandió y tiene sus fundamentos en las invasiones de Irak y Libia, países destruidos y desarticulados como estados, reducidos a reinos de taifas, donde el control político por las tropas del Isis han posibilitado la toma de ciudades, proclamando el Estado Islámico. Sin olvidarnos de la guerra en Siria, recreada desde los centros de poder en Washington. Estas agresiones no han pasado desapercibidas a los ojos de la comunidad musulmana y los pueblos árabes. Los ataques a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, fueron la culminación de ese hastío y marcó un punto de inflexión. Bajo la declaración de guerra contra el terrorismo islámico se confundió, manipuló y presentó a una cultura milenaria y una religión, la musulmana, como la causante de todos los males en el mundo. La declaración de guerra contra el terrorismo islámico, por la administración de George W. Bush, fue el error que nos sitúa en Barcelona.

Para muchos jóvenes, hijos y nietos de musulmanes arraigados en Francia, Bélgica, Alemania o España, las políticas fomentadas o amparadas por los gobiernos, criminalizando el islam y sus seguidores, son la fuente del conflicto. La falta de oportunidades, el desempleo, la marginalidad y la sobrexplotación coadyuvan a crear ese malestar contra la sociedad de consumo, identificada con la decadencia de la moral occidental y el capitalismo.

El Isis se apoya en tales condicionantes para sumar adeptos y mártires a sus filas. Una llamada para miles de jóvenes musulmanes que rechazan la dominación militar y deciden luchar contra el invasor. Lo desgarrador es la identificación del objetivo con la necesidad de causar el mayor dolor, desgarrando y poniendo en tela de juicio los propios valores de la vida. El enemigo no tiene sexo ni edad, y carece de humanidad. Barcelona debe hacernos reflexionar y evitar declaraciones pomposas y propagandísticas que hablan del triunfo de Occidente. La guerra no es religiosa, sino geopolítica, por el control de las materias primas y la dominación imperialista.

Fuente: La Jornada




EEUU: Marcha contra el racismo frena protesta de ultraderecha en Boston
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 11:43

Decenas de miles de manifestantes, quienes coreaban consignas antinazis, se reunieron este sábado en el centro de Boston para expresar su repudio al ultranacionalismo blanco, empequeñeciendo así una movilización conservadora que realizaba una "marcha por la libre expresión", una semana después de que un mitin supremacista terminó con derramamiento de sangre en Charlottesville, Virgina, una mujer muerta y numerosos heridos, después de que un neonazi embistió con su automóvil a personas que se movilizaban contra el racismo. Por Periódico La Jornada.

La policía estimó que hasta 40 mil personas salieron a la calle, alrededor del parque más antiguo del país. Las autoridades estuvieron una semana planeando la seguridad para el acto, por lo que movilizaron a 500 agentes, incluyendo a muchos en bicicletas, y pusieron barricadas y grandes camiones blancos de basura para evitar que alguien arrollara a los manifestantes, como ocurrió en Charlottesville.

Unas 15 mil personas marcharon por la ciudad hasta el histórico Boston Common, donde muchos se reunieron cerca de un quiosco del que previamente se había ido un grupo de conservadores que planeaba pronunciar discursos y se retiró del lugar antes de que los oradores derechistas hablaran sobre la "libertad de expresión". Después, vagonetas de la policía escoltaron a los conservadores afuera de la zona y contramanifestantes enfurecidos se enfrentaron con las fuerzas de seguridad.

Manifestantes contra el discurso de odio rodearon a personas que habían asistido al mitin de los derechistas gritando: "Vergüenza" y "váyanse a casa", lanzándoles ocasionalmente botellas de plástico.

Los organizadores –un grupo denominado Boston Free Speech Coalition– se describen como "coalición de libertarios, progresistas, conservadores e independientes". Su meta es llevar adelante un "diálogo abierto y pacífico sobre la importancia del derecho a la libre expresión y la amenaza a esa garantía". Medios de comunicación señalaron que entre los oradores había varios que se identifican abiertamente con el movimiento supremacista blanco.

JPEG - 27.5 KB
Un joven detenido que participó en la supuesta manifestación por la "libertad de expresión"

Posteriormente, miembros del movimiento Black Lives Matter (La vida de los negros importa) realizaron una protesta en el Common, donde fue quemada una bandera de la Confederación. Los manifestantes golpearon los costados de un vehículo policial.

Veintisiete personas fueron arrestadas, principalmente por enfrentamientos en los que algunos arrojaron piedras y botellas con orina a policías antimotines, dijo a periodistas el comisionado de la corporación, William Evans.

El Departamento de Policía de Boston tuiteó que los manifestantes arrojaron botellas, orina y piedras, por lo que exhortó a la gente a que se abstuviera de hacerlo. Unos 10 minutos antes, el presidente Donald Trump felicitó a la corporación en un mensaje de Twitter: "Parece que hay varios agitadores opuestos a la policía en Boston. ¡La policía luce firme e inteligente! Gracias". Elogió también al alcalde demócrata de la ciudad, Marty Walsh.

Los organizadores del acto conservador, que había sido promocionado como una "marcha en favor de la libre expresión", se distanciaron públicamente de los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos que fomentaron la violencia en Charlottesville el pasado 12 de agosto.

Los detractores temían que los ultranacionalistas blancos se presentaran en Boston de todas maneras, lo que hubiera incrementado la posibilidad de violencia en lo que era potencialmente el primer gran encuentro con connotaciones raciales en una de las principales ciudades del país desde lo ocurrido en Charlottesville. Sin embargo, sólo decenas de conservadores se presentaron al mitin en el Boston Common y se dispersaron antes de lo previsto.

Una de las personas que tenía programado pronunciar un discurso en la marcha conservadora dijo que el acto "se desmoronó".

Samson Racioppi, candidato al Congreso que estaba entre las personas que iban a hablar, dijo a la televisora WCVB-TV "que el acto estaba mal planeado".

Algunos contramanifestantes se vistieron completamente de negro y cubrieron sus rostros con pañuelos. Corearon consignas antinazis y antifascistas, y ondearon carteles con leyendas que decían: "Que los nazis vuelvan a tener miedo", "Ama a tu vecino", "Resiste el fascismo" y "El odio nunca hizo grande a Estados Unidos". Otros portaban una enorme pancarta, en la cual se leía: "Aplasten a la supremacía blanca".

Despedida de Trump a Bannon

Por otra parte, Trump agradeció ayer a su polémico estratega Steve Bannon, quien fue despedido de la Casa Blanca el pasado viernes. Dijo que quizá ahora sea "incluso mejor" que antes como editor ejecutivo de Breitbart News, donde competirá contra las fake news o noticias falsas.

Bannon fue uno de los pocos que defendió la postura de Trump ante los sucesos en Charlottesville. La primera reacción del mandatario fue acusar "a ambos bandos" (supremacistas y racistas, y el de los antiderechistas) de la violencia. El lunes siguiente fustigó a los manifestantes de extrema derecha, a los que pertenecía el hombre que mató con su auto a una mujer e hirió a decenas. El martes siguiente Trump nuevamente se mostró en contra de "ambos bandos".

El estratega, quien dejó la Casa Blanca el viernes, regresó a su antiguo puesto en el portal de derecha Breitbart News horas después de abandonar el cargo.

En otro tuit, Trump agradeció a Bannon su servicio y papel en la campaña por la elección presidencial: "Quiero agradecer a Steve Bannon su servicio. Él llegó a la campaña durante mi competencia contra la retorcida Hillary Clinton. ¡Fue grandioso! Gracias, S".

El presidente señaló en Twitter que Bannon “será una voz dura e inteligente en @BreitbartNews... quizá incluso mejor que antes. Las noticias falsas necesitan competencia!”




Otro caso de gatillo fácil: la institución policial ocultó y disfrazó un homicidio
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 11:08


En la noche del 1ro de diciembre del 2016, en el Partido de Almirante Brown, Giulano Armando "Tano" Fattori, miembro de la policía local, mató a Leonel Sebastián Sotelo de tres disparos y por la espalda. Tras ocho meses de haber ocurrido el hecho, la causa judicial se encuentra paralizada por falta de pruebas e irregularidades en la misma. Por Matías M., para ANRed.

El hecho ocurrió en la localidad de Burzaco, partido de Alte. Brown, el joven de 19 años se encontraba en su casa, junto a su amigo Alan. Por la noche tomaron la decisión de ir a ver las picadas. De camino al lugar, un policía vestido de civil en moto, que nunca se identifica como tal, los persiguió y efectuó nueve disparos, de los cuales uno de ellos impactó en la pierna de Alan y tres en la espalda de Leonel, lo que derivó en su muerte de éste último.

El oficial Fattori manifestó que Alan tenía en su poder un arma con la que intentó cometer un robo y que lo apuntó con la misma, por lo cual habría efectuado los disparos. Sin embargo, en el lugar del hecho sólo se encontraron casquillos de bala pertenecientes al arma del policía.

A ocho meses del homicidio, la causa se encuentra trabada por pérdida de pruebas e irregularidades en el procedimiento.

El dermo test (prueba que se hace para comprobar si alguien realizó disparos con un arma de fuego, rastreando restos de pólvora en la mano) que se le efectuó a Alan, se extravió, por lo cual se verá sometido a repetir dicha prueba, con fecha para el 2018 por orden del juez, sabiendo que será irrelevante, por el tiempo transcurrido.

Alan quedó detenido el mismo día que ocurrió el hecho por ser acusado de provocar la muerte de Leonel. El fiscal de la causa dijo: “si éste no hubiera cometido el intento de robo, Leonel hoy estaría vivo”. El agente Fattori se encuentra en libertad sin haber sido sometido a ningún tipo de investigación, porque para el fiscal actuó en legítima defensa.

Desde la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) entienden que no es un civil más, ya que pertenece a una fuerza policial. Tampoco fue separado de su cargo, actualmente es instructor dentro de la fuerza, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿qué clase de formación le puede dar a los/as aspirantes a policía? ¿qué clase de instructores forma y promueve la institución policial?

La causa esta caratulada como tentativa de robo y homicidio criminis causa, impidiendo que Alan (su amigo) pueda ser tomado como testigo en el caso. Por esta razón se pide que la investigación se lleve a cabo en dos causas diferentes, ya que su testimonio sería fundamental para detener a Fattori, que no sólo goza de la impunidad de la institución policial, donde la condena social va direccionada a los\las pibes\as de barrios populares. Alan fue trasladado al penal de Junín, en una clara maniobra para dificultar, aún más, el esclarecimiento del caso.

Este contexto hostil de violencia institucional es en el que se ven acorralados\as los\as jóvenes, y no es solo un policía más que comete un asesinato, es una institución que forma agentes para estigmatizar y criminalizar a nuestros\as pibes y pibas.




Los ineludibles escombros de Szymborska
por:  ANRed
Domingo, 20 Agosto 2017 10:11

Los domingos de Agosto a las 18.30 hrs se presenta en Noavestruz (Humnboldt 1857) Los ineludibles escombros de Szymborska, una obra que fusiona la poesía de la polaca Wislawa Szymborska con la música y ciertos elementos de la dramaturgia. Por Hernán Bayón para Anred.

Si algo se puede decir de la poeta polaca Wislawa Szymborska /1923-2012) es que siempre fue una superviviente del dolor y de la muerte.

Comprometida políticamente con su tiempo, la primera guerra mundial (que en esos tiempos la llevo a trabajar cavando zanjas en las calles) dejo una herida profunda en su sensibilidad que la llevaría a escribir sobre la muerte y la maldad humana como un hecho natural pero que al fin de cuentas hay que denunciar. De chica trabajo en los ferrocarriles y en su juventud estudio la carrera de Letras y publicó en revistas literarias. Además fue traductora y ensayista y en el año1996 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura. Autora de numerosos libros de poemas como”Busco la Palabra ”(1945), “Paisaje con grano de arena”( 1997), y “Aquí” (2009) su obra habla contra el tiempo. Todo en su manera de poetizar describe y recuerda el odio y la crueldad del hombre pero con una mirada llena de amor, de comprensión y humanismo, sin juzgar, dejando que la evidencia de los hechos se transforme en una metafísica de la existencia.

Desde su poesía es entonces que “Los ineludibles escombros de Szymborska construye con la música un nuevo mundo para escuchar su palabra. Acompañada por el canto, por un violoncelo, un teclado, un saxo, y una batería sus poemas ya no solo se vuelven la letra de una canción sino un nuevo universo que remite a climas emotivos o estados de conciencia. Por esta nueva dimensión musical navegan las influencias de la música balcánica, el cabaret de posguerra, el mundo onírico y melancólico de Nick Cave o Tom Waits y ciertos aires de canción de viejos discos de los Rolling Stones. Música y poesía como testimonio de su voz. Quizás no esté de más cerrar con uno de sus poemas más conocidos que da cuenta de su potencia, de su dolor.

Un terrorista: el observa

La bomba explotará en el bar a las trece veinte.
Ahora apenas son las trece y dieciséis.
Algunos todavía tendrán tiempo de salir.
Otros de entrar.
El terrorista ya se ha situado al otro lado de la calle.
Esa distancia lo protege de cualquier mal
y se ve como en el cine:
Una mujer con una cazadora amarilla: ella entra.
Un hombre con unas gafas oscuras: él sale.
Unos chicos con vaqueros: ellos está hablando.
Trece diecisiete y cuatro segundos.
Ese más abajo tiene suerte y sube a una moto,
y ese más alto entra.
Trece diecisiete y cuarenta segundos.
Una niña: ella va andando con una cinta verde en el pelo.
Sólo que de repente ese autobús la tapa.
Trece dieciocho.
Ya no está la niña.
Habrá sido tan tonta como para entrar, o no,
eso ya se verá cuando vayan sacando.
Trece diecinueve.
Y ahora como que no entra nadie.
En vez de entrar aún hay un gordo calvo que sale.
Pero parece que busca algo en sus bolsillos y
a las trece veinte menos diez segundos
vuelve a buscar sus miserables guantes.
Son las trece veinte.
Qué lento pasa el tiempo.
Parece que ya.
Todavía no.
Sí, ahora.
Una bomba: la bomba explota.

Ficha técnico artística

Dramaturgia:
Alejandro Genes Radawski
Texto:Wislawa Szymborska
Traducción:
Elzbieta Bortkiewicz
Cantantes:
Maribel Lacco
Músicos:
Rocío Bruch, Agustín Del Valle, Manuel Mazzu, Nicolás Rozen
Fotografía:
Mora Escolá
Diseño gráfico:
Julieta Duran
Asistencia de dirección:
Natalia De Elía
Prensa:
Pablo Claria
Producción:
Natalia De Elía
Dirección musical:
Alejandro Genes Radawski
Web: http://fb.me/szymborskateatr
Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro, Adultos
NOAVESTRUZ ESPACIO DE CULTURA
Humboldt 1857 (mapa)
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4777-6956
Web: http://www.noavestruz.com.ar
Entrada: $ 200,00 - Domingo - 18:30 hs - Hasta el 03/09/2017




Vivo y Desprolijo - 18-08-2017
por:  La Colectiva
Domingo, 20 Agosto 2017 03:00

vyd-logo.jpgVivo y Desprolijo - viernes de 22:00 a 23:00hs 
Después del exceso, no tenemos descanso. Seguimos en la búsqueda de un lenguaje. Nuestro, distinto, una lengua que sea un poco las demás. Nos encontramos con la lengua de la infancia, la lengua de la emoción, la de la soledad, la de la pérdida, la de la risa, la de la protesta, la del amor, la de los sueños.
La lengua de la música, que nos mueve y conmueve. 
Entonces, de a poco, retomamos el ritmo, y decimos lo propio, lo ajeno, lo no dicho, por el placer de decir. Aunque estemos tristes o solos, mezclados irremediablemente, vivos y desprolijos, otra vez. Repetición: Domingo 22 Hs.

Leer más...




Convocatoria unitaria de las centrales sindicales para el próximo martes
por:  ANRed
Sábado, 19 Agosto 2017 20:50

Con la firma de Juan Carlos Schmid -integrante del triunvirato de la CGT- y de Pablo Micheli y Hugo Yasky, en representación de la CTA Autónoma y de la CTA de los Trabajadores respectivamente, se dio a conocer ayer la breve convocatoria conjunta para la concentración que tendrá lugar el martes 22 en Plaza de Mayo. Por ANRed.

Ayer, en la sede que SUTEBA tiene en el barrio porteño de San Telmo, se reunieron Juan Carlos Schmid, Pablo Moyano, Hugo Yasky y Pablo Micheli. Encuentro del que también participaron Roberto Baradel y Sonia Alesso y del que surgió un escueto texto que suscribieron las tres centrales sindicales. Mediante el mismo se formalizó el llamado al acto que tendrá lugar el martes próximo a las 15hs en Plaza de Mayo y que tiene como objetivo “enfrentar las políticas de ajuste que el gobierno quiere imponerle a los Trabajadores y a nuestro Pueblo”.

Entre las consignas de la convocatoria, se destaca la exigencia de aparición con vida de Santiago Maldonado, un reclamo inevitable a más de 15 días de su desaparición.

La CGT anunció esta medida hace más de un mes, exactamente el 13 de julio, tras el brutal desalojo que sufrieron los trabajadores de Pepsico en la planta de la fábrica en Vicente López. Desde esta central, además de la dilación en la fecha, tampoco se convocó a un paro nacional a pesar de la magnitud de la represión que llevó adelante la policía bonaerense y la Gendarmería contra los empleados de la trasnacional.

Esta semana hubo versiones de cancelación de la convocatoria en el marco de disputas internas que llevaron incluso a que se hablara de una ruptura de la CGT, que finalmente no se concretó y el jueves se ratificó el acto del martes. Pero, fiel al estilo que caracteriza a esta central, recién después del 20 de septiembre se reunirá el Comité Central Confederal de la CGT y allí se evaluará cómo continuará el plan de protestas.

Por su parte, gremios combativos, organizaciones sociales y partidos de izquierda participarán de la convocatoria, pero marcharán de Congreso hasta Plaza de Mayo. Concentrarán a las 12:30hs en la carpa que los trabajadores de Pepsico instalaron frente al palacio legislativo.

La Corriente Federal de los Trabajadores hará lo propio desde las 14hs en la intersección de Sarmiento y Reconquista, mientras que el llamado “triunvirato piquetero” -CTEP, Barrios de Pie y CCC- convoca a partir de las 11hs en el Obelisco, para luego movilizar por Diagonal Sur.

Información relacionada:
-Tras la convocatoria de la CGT, movilizará una columna independiente que partirá de la carpa de trabajadores/as de Pepsico
-Carta abierta de los trabajadores de Pepsico a las CTA y a los sindicatos que acompañan su lucha




Enredando las Mañanas

rnma enredando las maanas

Panorama Informativo

rnma Panorama Informativo

RNMA Radio


Escuchar en una ventana aparte

RNMA Web

RNMA Stat

Visitas del artículo
4438818