buy ampicillin online forces value Faced sound buy cheap strattera like outdoors program days buy celexa ritualHowever see Illness buy desyrel online flooringWhen partner buy cheap acomplia stores willing toys buy lipitor doctor Weight diminish buy prednisolone online issuesUnder shooter
Noticias

“Diciembre del 2001: el faro de la resistencia”

19 y 20 cronsubterraneasTras un nuevo aniversario del estallido social de diciembre del 2001, Enredando las mañanas dialogó con Adrián Piva, sociólogo, investigador del Conicet y profesor de la UBA, autor de varios libros sobre la Argentina actual, quien reflexiona sobre los hechos del 2001 y los lee en clave actual frente al contexto de un nuevo gobierno neoliberal.

AUDIO descargar

¿Qué balances se puede hacer respecto de los sucesos del 2001 y cuáles fueron las causas de que se desencadene una crisis tan aguda en el país?

Uno puede analizar este suceso parado de distintas perspectivas, por un lado, por el lugar que ocupo en el proceso de resistencia a la ofensiva neoliberal en los ´90, por el otro, pensándolo en relación al período que se abrió posteriormente, y a partir de estos dos puntos de partida pensar en qué medida el proceso del 2001 está cerrado o continúa abierto.

La primera perspectiva, la de la resistencia, refiere a que el 2001 es sin duda el punto más alto de un periodo que se inicia en 1996/1997 con los cortes de ruta en Cutralcó, en Salta y demás, y que rompe con lo que fue un periodo de derrotas de la primera mitad de la década con la hiperinflación y en un contexto internacional de derrota con la caída de los socialismos reales, etc.

Los primeros años de los ´90 fueron una seguidilla de derrotas, a partir del ´96 empieza a cambiar el sentido por lo menos en el resultado de los enfrentamientos, empiezan a aparecer una serie de victorias parciales y un proceso de cierta recomposición de la acción de distintas fracciones de los trabajadores, especialmente la emergencia de los movimientos sociales, y 2001 representa en ese sentido el punto más alto de esa resistencia y un límite a esa ofensiva neoliberal, y a una salida de la crisis que se había iniciado a fines del ´98 que se desarrollaba a través de reducción de salarios nominales, recorte del gasto público,  etc.

Al mismo tiempo que fue resistencia, la crisis del 2001 abrió un periodo posterior que fue condición de posibilidad, un periodo de recomposición de las organizaciones sociales, y de condición de posibilidad en el sentido de obtener ciertas concesiones o ciertas conquistas, aunque limitadas en el periodo.

Después el problema sobre que sigue abierto y que se cerró de lo que pasó en el 2001 sigue en debate, sobre todo en estos días. En principio a partir del 2011 se vio claro que cierta capacidad de bloqueo al ajuste seguía presente por un lado, es decir al gobierno kirchnerista le costó bastante cuando intento ir en el sentido de lo que llamo primero sintonía fina o posteriormente cuando en el 2014 intento una vía gradual de ajuste con la devaluación de enero del 2014.

Este año, a pesar de que se creó cierto consenso masivo de que se necesitaba el ajuste y demás, es visible que continúa presente una capacidad de bloqueo al ajuste, lo vemos en los retrocesos que tiene que hacer el gobierno. Y lo mismo puede decirse de la facilidad con que los conflictos derivan en situaciones de acción directa, de corte de calle, de ruta, ocupación de edificios, esa facilidad para transitar el camino del conflicto es también un legado del 2001 que sigue presente.

¿Cómo se analizan esas formas de movilización y situaciones de acción directa en las calles, dinámicas asamblearias, etc., hoy tantos años después en un contexto de fuerte ajuste y con un gobierno de derecha?

En ese sentido lo que se abrió después del 2001 tiene un carácter ambiguo o paradójico, por un lado pareciera que existió una institucionalización del conflicto, tanto de los trabajadores formales a través de las negociaciones colectivas, pero también del conflicto  de los movimientos sociales, a través de la incorporación política de una parte de ellos al kirchnerismo, y a partir de una participación más fuerte del ministerio del desarrollo social, negociando con las organizaciones sociales, eso se vio más durante este año.

Sin embargo, no dejo de existir resta tendencia a la acción directa y eso se ve en la facilidad que se producen fenómenos de movilización masiva, esto es algo que esta naturalizado, la ocupación de edificios, la dificultad del gobierno para aplicar el protocolo anti piquetes, eso muestra que, más allá de la decisión política hay una dificultad del gobierno de aplicar su capacidad represiva, y no quiero decir que no hubo represión porque la hubo y sigue habiendo, pero efectivamente el gobierno tiene límites para llevarla adelante y eso es un legado del 2001.

También el hecho de que, por ejemplo, en las huelgas en el sector obrero formal y ni hablar en las movilizaciones que se producen en los movimientos sociales, pero también en sectores de la clase media, rápidamente se producen fenómenos de desborde de las vías institucionalizadas y creo que eso es una reserva importante que muestra que no hubo una derrota del 2001 que desarticulara ese proceso de acumulación con los límites que tuvo.

¿Qué factores crees que incidieron para que la resolución de la crisis del 2001 se haya dado a través del proyecto encarnado por el kirchnerismo?

Yo creo que en ese sentido hay que tener en cuenta que gran parte de los actores que iniciaron el proceso de movilizaciones que se inicia en el ´96/´97 tenían como proyecto político, implícito o explicito, la recomposición del “mítico estado peronista”, había una orientación en ese sentido de una parte importante de los movimientos y de los trabajadores que participaron de ese proceso.

Es cierto que hay todo un sector de lo que se ha hecho llamar nueva izquierda que emerge en ese proceso, y hay también una cierta crisis de representación que se manifiesta a través de vías más autónomas, asamblearias, etc., pero no hay que perder de vista que la resistencia al neoliberalismo, también fue un marco que oculto ciertas diferencias estratégicas profundas que seguían estando. En muchos movimientos sociales la expectativa de la reconstitución de un lazo entre el estado y los trabajadores, similar a como se representaban la idea del estado peronista, estaba presente. En ese sentido no creo que sea tan difícil de entender que cuando emerge la posibilidad de un proyecto que se presentaba como nacional popular, que remitía esa tradición, muchos movimientos sociales y trabajadores se vieron convocados.

Algunas lecturas consideran al gobierno de Mauricio Macri como un regreso tal cual de la década de los 90 otras hacen algunas diferencias, ¿cómo lo interpretas vos?

Soy bastante crítico de esas miradas que asimilan muy fácilmente lo que está pasando ahora con los ´90, y eso va más allá de la discusión sobre si los personajes que ocupan puestos de gobierno son o no son neoliberales. Efectivamente hay políticas que nos pueden hacer acordar a los ´90, pero hay que recordar que ajustes hubo siempre, antes del neoliberalismo, en la década del ´60 en pleno periodo keynesiano era bastante habitual que en los momentos de crisis se dieran procesos de ajuste bastante parecidos a estos, devaluación, inflación, caída del salario real, reducción del gasto, en sí mismo eso no es neoliberal, es un típico ajuste capitalista en condiciones de crisis.

Por otro lado creo que el gobierno más allá de las intenciones que tenga tampoco puede llevar adelante el conjunto del programa que se propone, por ejemplo rápidamente salió de la discusión el programa de la reforma laboral, no estoy diciendo con esto que hay que bajar los brazos, pero uno ve bastante difícil que en estas condiciones y en plena negociación con la CGT pudieran avanzar en una reforma laboral como la de los ´90, que lo van a seguir intentando seguramente sí.

Lo mismo pasa con el déficit y el ajuste, los limites que encuentra el ajuste tienen como contracara la persistencia de déficit y la vía al endeudamiento que no tienen el mismo significado de los ´90, porque en los 90 el endeudamiento venía a respaldar la continuidad de la convertibilidad.  Acá el endeudamiento manifiesta las dificultades que tiene el gobierno de llevar adelante el ajuste a fondo, y ya en ese sentido tiene diferencias importantes con los ´90, por lo menos hasta hoy.

La principal diferencia, desde mi perspectiva, es que los ´90 surgieron de una derrota muy grande, la hiperinflación del ‘89 completó la derrota de la dictadura militar, y la clase obrera salió muy debilitada, tanto que todavía no se recuperó, la clase obrera de hoy está muy debilitada aun respecto a la de los ‘80 y ni halar de la de los ‘70. Fue una derrota muy profunda que permitió que se desplegara la ofensiva neoliberal, y el gobierno de Macri no viene de una derrota de esas características, y esa es la diferencia central, eso es lo que impide que este gobierno pueda ser igual a la de los ‘90.

¿Cuál es hoy el lugar de las organizaciones que surgieron o se visibilizaron en los años posteriores al 2001, que pusieron en cuestión las formas de hacer política, la construcción a nivel territorial de poder popular?  ¿Qué rol pueden jugar hoy en la ofensiva al macrismo?

Hoy esas organizaciones son incluso un actor que tienen que reconocer institucionalmente y eso marca una diferencia muy importante. Esas organizaciones que nacieron en las rutas, y surgieron a partir de represiones que generaron muertes y demás hoy tienen que ser reconocidas como interlocutores por el Estado, no puede entonces ser lo mismo en la medida en que el proceso de acumulación que se generó desde ese momento no fue revertido radicalmente, mas allá de que haya un retroceso táctico hoy.

Enredando las Mañanas

rnma enredando las maanas

Panorama Informativo

rnma Panorama Informativo

RNMA Radio


Escuchar en una ventana aparte

RNMA Web

RNMA Stat

Visitas del artículo
3944497